sábado, 9 de junio de 2012

MONARQUÍA, ARISTOCRACIA Y DEMOCRACIA – I


Monarquía, Aristocracia y Democracia – I
Definiciones, ejemplos & matices

Plinio Corrêa de Oliveira

Para nuestra formación y para prepararnos contra los ataques de nuestros adversarios, considero que es útil explicar algunos conceptos básicos sobre las diferentes formas de gobierno.
Sabemos que nuestro apostolado tiene un carácter cívico. Está enfocado para la reorganización de la sociedad bajo la inspiración de la doctrina católica. Cuando hablo de sociedad, esto incluye al Estado, que es una expresión de la sociedad. Estar orientado hacia la correcta organización de la sociedad significa luchar para que todos los aspectos de la vida temporal, sea el arte, las leyes, las costumbres, etc., estén inspirados en la doctrina católica. Esto incluye también proporcionar los medios para la formación espiritual y moral de la sociedad, que son absolutamente necesarios para un orden temporal bien organizado.
Nuestra premisa es que el punto de partida para la construcción de una civilización cristiana es la doctrina católica y el amor de Dios. Por lo tanto, el fundamento para cualquier obra social, política, cultural o incluso económica es la religión católica. Por lo tanto, nuestros esfuerzos se ven profundamente perjudicados por las corrientes ideológicas (o doctrinarias) que, o bien presentan una religión deformada o promueven a una sociedad y un Estado no católicos.
Por lo tanto, tenemos dos frentes de batalla:
* Luchamos para restaurar la integridad de la religión, y chocamos con el progresismo que quiere falsificar la Iglesia católica;
* Luchamos para restaurar la integridad de la civilización cristiana, y chocamos con aquellos que defienden una civilización anticristiana.
Estas son nuestras dos líneas de acción y nuestros dos adversarios principales.
Vamos a comenzar hoy con el análisis del ámbito temporal y de las tres formas de gobierno que puede tener una sociedad. Mi objetivo aquí no es hacer un análisis exhaustivo de este tema, sino más bien es una invitación para que lo estudien más a fondo.
Pero en primer lugar, quiero tratar de una acusación que con frecuencia hacen contra nosotros: que somos irrestrictamente favorables a la monarquía y que trabajamos por la restauración de la monarquía en el Brasil y en otros países.
Esta es una acusación sin fundamento. No luchamos por la restauración de la monarquía ni tampoco la consideramos aplicable a nuestros países en el contexto histórico de hoy. Creemos que no sería una buena solución para nuestros países.
Puesto que he señalado esta acusación y acabo de reafirmar que no queremos restaurar la monarquía, veamos primero qué es la monarquía y también las otras formas de gobierno.
La monarquía es el gobierno de uno solo. Mono significa uno, arquía significa gobierno, poder, autoridad. En una monarquía sólo uno tiene la autoridad. La aristocracia es el gobierno de un grupo. La democracia es gobierno del pueblo. Estas son las tres formas.
Ahora bien, en teoría existen las tres formas de gobierno, en su forma pura. También hay formas mixtas de gobierno. Un país puede ser monárquico y aristocrático cuando el poder de gobernar se distribuye entre una persona y un grupo. Puede ser aristocrático y democrático cuando existe un pequeño grupo que ejerce una parte de la autoridad y el pueblo asume la otra parte. Puede ser monárquico, aristocrático y democrático cuando las diferentes partes de poder pertenecen a uno, a un grupo y al pueblo, respectivamente. En la práctica, estas tres formas puras de gobierno pueden mezclarse y combinarse como mejor convenga a cada país.
Ejemplos de cada tipo

El emperador chino Qianlong (1711-1799),
 un ejemplo de monarquía absoluta
Ejemplos característicos de monarquías puras son la monarquía de China o la monarquía de Turquía en tiempos relativamente recientes o las monarquías paganas de la antigüedad. Estas eran monarquías absolutas, donde sólo uno tenía todo el poder. Debajo del gobernante supremo había diferentes clases sociales, pero el emperador, el rey o el faraón tenía el mando absoluto sobre todos y podía hacer lo que quisiera, de la manera que quisiera.
La República de Venecia, hasta fines del siglo XVIII, fue un ejemplo de una aristocracia casi pura. La ciudad de Venecia, un territorio pequeño, era una nación soberana independiente gobernada por una aristocracia, por un conjunto de familias nobles. Los miembros de su Gran Consejo elegían a uno de sus miembros como su presidente mediante un intrincado procedimiento. El elegido tenía el título de Doge, que es el equivalente de duque, pero diferente, puesto que era un título vitalicio que no era hereditario.
La democracia pura todavía existe en algunas localidades de Suiza. Por ejemplo, no hace mucho tiempo, un pueblo (cantón) votó sobre si dar el derecho a voto a las mujeres. Se convocó una asamblea oficial: Todos los hombres del pueblo se reunieron en la plaza pública para discutir los pros y los contras del voto de las mujeres y llegaron a una decisión. Ellos rechazaron el derecho de voto de las mujeres por razones sintetizadas en esta pintoresca fórmula: Kirche, kind &  küche (iglesia, niños y cocina). Es decir, las mujeres no debían preocuparse de los asuntos públicos, sino más bien ir a la iglesia y quedarse en casa para cuidar a los hijos y cocinar. Esta forma de determinar el destino de su pueblo es un ejemplo de lo que significa una democracia pura o directa.
La democracia norteamericana pretende ser una democracia perfecta, pero no lo es. Tal pretensión es una ficción. Su sistema político está controlado por detrás de escena por poderosas oligarquías religiosas, culturales y económicas que obligan a los políticos a seguir sus orientaciones.
Un ejemplo de una forma mixta de gobierno es la monarquía inglesa. El poder de la reina es muy pequeño; la Cámara de los Lores, compuesta de nobles, también tiene una pequeña porción de poder; la Cámara de los Comunes, que es elegida por el pueblo, tiene casi todo el poder. Esta era la realidad inglesa hace unos 100 años. Hoy en día, el poder de la reina es meramente simbólico; el poder de los lores, prácticamente no existe, tiende a desaparecer.
Matices en las formas de gobierno
¿Podemos decir que la definición de monarquía como el gobierno de uno solo es del todo objetiva? En tesis, sí, podemos. En la práctica, sin embargo, vemos que cada una de las monarquías era en realidad el gobierno de una familia. Según los diferentes orígenes históricos, se podría resumir de la siguiente manera: Una persona recibe el poder de un país, que él transfiere a su hijo, el que a su vez lo transfiere a su propio hijo. Su familia, a través de la herencia de, se convierte en la fuente de nuevos monarcas, y la familia reinante se transforma en una dinastía. En la práctica, por lo tanto, la monarquía es el gobierno de una familia.

Reunión anual en la ciudad de Appenzell, Suiza, 
donde el pueblo decide directamente sobre los asuntos públicos
¿Es la aristocracia realmente el gobierno de unos pocos? En realidad, la aristocracia es el gobierno de quienes son más capaces para gobernar, las personas con horizontes amplios y fuerte voluntad que desde la juventud han recibido una formación que los prepara para gobernar.
Napoleón decía que la formación de un niño comenzaba 100 años antes de nacer. Yo creo que él podría haber extendido ese tiempo mucho más allá. En nuestra formación recibimos de una manera indistinta la influencia de nuestros ancestros de muchas generaciones pasadas. Por esta razón, hay individuos que están mejor formados para gobernar que otros. Pero la aristocracia no es sólo el gobierno de un grupo de individuos, sino de un grupo de familias que son más capaces de gobernar.
La democracia, según la máxima de la Revolución Francesa es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. ¿Qué es el gobierno del pueblo? El gobierno directo del pueblo es el ejemplificado por ese pueblo suizo que mencioné. Otros pueblos pequeños pueden tener formas similares de aplicar la democracia directa.
Otra forma de ejercer la democracia directa es el referéndum o plebiscito, a veces usado en las democracias indirectas. Si no me equivoco, los suizos también quienes establecieron el modelo para el referéndum. En el referéndum las personas se dirigen directamente para decidir si quieren tal o cual ley. La ley sólo entra en vigor si es aprobada por el pueblo.
En la Edad Media había una manera de ejercer la democracia que prácticamente ha desaparecido hoy en día, el llamado derecho consuetudinario. Consuetudo en latín significa costumbre, hábito. Por lo tanto, el derecho consuetudinario es el que nacía de las costumbres del pueblo en un área en particular. Una costumbre establecida automáticamente se convertiría en ley.
Por ejemplo, hoy en día las leyes laborales son normalmente elaboradas ya sea por el gobierno o una cámara de representantes, y tanto los empleadores como los empleados tienen que obedecerlas. En los gremios medievales las leyes nacían de las costumbres del día a día de los trabajadores. Cuando una costumbre estaba bien establecida y aceptada por todos y se había convertido en una tradición, ella automáticamente se convertía en ley. Era un tipo de democracia que no necesitaba representantes o senadores para aprobar las leyes.
La corrupción de estas formas

Las tres generaciones de la familia real de Windsor
 le dan estabilidad a la corona inglesa
Cuando una monarquía es corrupta, cuando el rey gobierna contra el bien común del pueblo, se convierte en una tiranía.
Cuando un grupo de gobierno transgrede el interés del bien común, se convierte en una oligarquía.
Cuando el pueblo gobierna en contra su propio interés común, se convierte en una demagogia. Hay dos tipos de demagogos. Uno es un individuo que incita a las pasiones de la multitud que conduce a la destrucción del Estado. Por ejemplo, Salvador Allende en Chile era un demagogo. Él incitó a las clases pobres para robar el dinero de la clase rica, En primer lugar, esto era una violación del derecho de propiedad de los ricos; en segundo lugar, instigaba lucha de clases que llevaba a la miseria tanto a los ricos como a los pobres.
Otra forma de la demagogia es cuando los peores elementos del pueblo, usurpan el poder del gobierno. Por ejemplo, Robespierre, Danton y Marat fueron infames personajes que llegaron al poder por la corrupción de la parte revolucionaria de la población francesa. Este es un ejemplo de demagogia.
Vea las siguientes tres publicaciones de esta serie haciendo clic en: II en III y en IV
Fuente: TIA
Continuará… El siguiente artículo de esta serie se titula: Las posiciones prácticas y teóricas de la Iglesia. Lo publicaremos dentro de la próxima semana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi estimado; que manera de tergiverzar la historia. Me da verguenza ajena solo pensar que hay catolicos o cristianos com ousted. Que hubiera sido del pais si Salvador Allende no hubiera nacionalizado el cobre. Ha sido lo unico que ha mantenido la economia a flote. CODELCO es la empresa que mas aporte hace al erario nacional. Para que alguien se interese por lo que escribe lo primero que tiene que hacer es informarse.

Yolanda Yarhui Zarate dijo...

Ehhh aca no me dice que países existe la aristocracia

Anónimo dijo...

Salvador Allende jajajajajajajajajjaja
informate jajajajajajajajja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...