jueves, 22 de mayo de 2014

Anuncio a los lectores

Tenemos la alegría de poder anunciar a nuestros lectores que dentro de pocos días estará disponible para descargar GRATIS el libro (completamente en español) más completo que se ha escrito sobre la apostasía post-concilio Vaticano II: LA VERDAD DE LO QUE LE OCURRIÓ A LA IGLESIA CATÓLICA DESPUÉS DEL SEGUNDO CONCILIO VATICANO, de los Hnos. Miguel Dimond O.S.B. y Pedro Dimond O.S.B del Monasterio de la Sagrada Familia, estado de Nueva York, EE.UU.



Dentro de poco informaremos el sitio web de descarga gratis del libro y también de cómo adquirirlo impreso a precio de costo.

martes, 20 de mayo de 2014

Los católicos franceses en el siglo XIX - 5

LA OFENSIVA CATÓLICA CONTRA LA UNIVERSIDAD

                Liderado por Montalembert y sustentado por Louis Veuillot con L’Univers, el partido católico emprendería la batalla por la libertad de enseñanza. Para entender bien esa batalla, debemos retroceder un poco en el tiempo.

                Todos los políticos liberales franceses combatieron el monopolio de la enseñanza durante la Restauración. Como discípulos fieles del romanticismo, no regatearon alabanzas y discursos inflamados a favor de la libertad de enseñanza en particular. Al subir Luis Felipe al trono en 1830, y con él los liberales, continuaron éstos incensando la libertad, pero sin hacer nada para transformarla en realidad. Fue necesario el proceso de Montalembert, Lacordaire y de Coux, en 1831, para recordarles la necesidad de legislar sobre el asunto, necesidad esa luego olvidada cuando los jefes del movimiento católico, que lidiaron con la cuestión de L’Avenir, los dejaron en paz.

               
Guizot
En 1836 el jefe del gabinete era Guizot, uno de los más conocidos liberales de la época, y Montalembert comenzaba los trabajos para la formación del partido católico. Para evitar la regimentación de las fuerzas católicas, Guizot inició la preparación de un proyecto de ley atendiendo gran parte de sus reivindicaciones. Guizot cayó antes de presentarlo en la cámara, yendo Victor Cousin para el Ministerio de la Instrucción Pública.

                Cousin es hoy un nombre de segundo plano, y su filosofía ecléctica fue completamente abandonada. En el siglo XIX, sin embargo, su influencia era enorme. Profesor universitario, sus cursos eran declamados según todas las reglas patéticas del romanticismo entonces en boga. Sus aulas eran iniciadas en tono de voz bajo, de cabeza inclinada y en actitud humilde y sufridora. Súbitamente levantaba la cabeza, y traspasando con la mirada el auditorio, elevaba la voz y dominaba la sala. Con trucos de oratoria como este, hacía adeptos para su filosofía poco consistente. Era un gran orador y un actor perfecto. En aquel siglo de oratoria, no es de espantar que haya sido el dictador de la Universidad, a la cual impuso su doctrina como filosofía oficial.

               
Victor Cousin
Al ser Victor Cousin nombrado ministro de la Instrucción Pública, eran recientes sus artículos y discursos por la libertad de enseñanza, que hizo durante la Restauración. Todavía no le era posible, por tanto, contradecirse. Por otro lado, el proyecto de Guizot tenía la ventaja de dar un golpe mortal a los trabajos de Montalembert, y no costaba nada continuar estudiándolo, atrasando lo más posible su envío a la Cámara para la discusión. De ahí el curioso espectáculo, que era el dictador de la Universidad preparando una ley destinada a disminuir su propia influencia. Pero es claro que la ley no estuvo lista cuando Cousin dejó el Ministerio de Instrucción Pública, siendo sustituido por Villemain.

                En la fraseología francesa del siglo XIX, Villemain era un perfecto honnête homme. También profesor universitario y buen burócrata, era meticulosamente cumplidor de los deberes de su cargo. Sinceramente fiel a las doctrinas de sus amigos, no podría comprender por qué éstos lo criticaban cuando llevaba hasta las últimas consecuencias los principios que ellos mismos le inculcaban. Como universitario, deseaba el monopolio, y no entendía el juego de Guizot y Victor Cousin. De ahí el proyecto de ley por él rápidamente preparado y presentado a la Cámara, en cuyo preámbulo decía:

                “La libertad de enseñanza es admitida en principio por la Constitución, pero no le es esencial, y el carácter propio de la libertad política muchas veces se acentuó con la influencia exclusiva y absoluta del Estado en la educación de la juventud”.

                El proyecto permitía la creación de escuelas secundarias libres, pero bajo tres condiciones:

1)       Los directores y profesores debían tener grados universitarios, que sólo eran conferidos por la Universidad;
2)       Debían también presentar un certificado de moralidad;
3)       Debían presentar un certificado de capacidad distinto de los grados universitarios;

Además de eso, no podían ser profesores universitarios los religiosos de una congregación “no autorizada”; y los seminarios menores, que hasta entonces estaban bajo la tutela de la Universidad, estaban sujetos a las mismas exigencias para las escuelas laicas.

                El monopolio se acentuaba, y el mayor error de Villeman fue tocar en los seminarios menores. Delante de eso, los obispos no pudieron continuar en silencio, dejando a los legos la tarea de conquistar la libertad de enseñanza. Mons. Clausel de Montals, obispo de Chartres, dio el ejemplo protestando públicamente contra el proyecto, y fue luego seguido por 52 miembros del episcopado. Todos los periódicos católicos combatían el proyecto y publicaban las pastorales que lo condenaban.

Por la primera vez, se vio reaccionar a las fuerzas católicas en su totalidad contra el proyecto de ley lesivo a los derechos de la Iglesia. Delante de tal resistencia, los políticos liberales atacaron rudamente el proyecto en la Cámara. Guizot y Victor Cousin comandaron el ataque. Espantado, Villemain veía a sus propios amigos combatir sus ideas, que eran también las de ellos. El proyecto fue retirado, y poco después Villemain dejó el ministerio.

Fue entonces que L’Univers pasó a tener como principal redactor a Louis Veuillot, y que Montalembert regreso de la isla Madeira. El resultado de la protesta colectiva del episcopado fortaleció al partido católico. Ya no se trataba de conseguir autorización para abrir escuelas católicas, sino combatir la enseñanza universitaria, mostrando cuánto era contraria a la doctrina católica.

El primer paso en ese sentido fue dado por Mons. Clausel de Montals, con una pastoral que apuntaba los errores de la filosofía de Victor Cousin y los peligros que corrían los católicos con su enseñanza. L’Univers publicó esa pastoral e inició una serie de artículos sobre la Universidad. Montalembert, de vuelta a la Cámara de los Pares, dio la señal de combate en un célebre discurso, en que dividía a los franceses en dos categorías: católicos, hijos de los cruzados; y liberales, hijos de Voltaire.

Thiers, 2° presidente de la República francesa
Sorprendidos de sorpresa, los políticos liberales intentaron evitar la lucha. Victor Cousin se hizo el humilde, según su hábito, justificándose y acrecentando prefacios explicativos en sus libros de filosofía. Los mejores juicios sobre su actitud fueron los de Saint Beuve, que la llamó charlatanismo, y de Henri Heine, clasificándola de hipocresía.

Pero esa farsa duró poco tiempo, pues la Universidad tenía ahora delante de sí un partido fuerte y poderoso. Lanzó a la lucha a todos los profesores. En la Cámara, refiriéndose a los católicos, Thiers exclama: “Ya es tiempo de que aplastemos a esa gente con las manos de Voltaire”. Las máscaras habían caído. La lucha estaba siendo librada con cambien bien divididos, y se prolongará por todo el reinado de Luis Felipe.


Siga los artículos de esta serie haciendo clic aquí: Los católicos franceses del siglo XIX
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...