Loading...

viernes, 27 de marzo de 2015

La mejor cita bíblica para refutar una vez salvo, siempre salvo y la sola fe

Por el Hno. Pedro Dimond OSB

En el Nuevo Testamento se refutan la justificación por la sola fe y la idea de justificado de una vez y para siempre (conocida también como una vez salvo, siempre salvo). Las ideas de la sola fe y justificado de una vez y para siempre son contrarias y refutadas por básicamente cada libro en el Nuevo Testamento. Dado que hay tantas pruebas sobre este asunto, limitando el argumento a un versículo o pasaje en realidad no hace justicia a la cantidad de evidencia que se podría presentar al respecto. No obstante, si se me permitiera elegir un solo pasaje en el Nuevo Testamento para refutar la sola fe y justificado de una vez y para siempre, sería Gálatas 5, 19-21.

Gálatas 5, 19-21: “Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, a saber: fornicación, impureza, sensualidad, idolatría, hechicerías, enemistades, contiendas, celos, iras, riñas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, embriagueces, orgías y otras como éstas, de las cuales os prevengo, como antes lo hice, que quienes tales cosas hacen no heredarán el reino de Dios".


miércoles, 25 de marzo de 2015

La Anunciación de Nuestra Señora – 25 de marzo

Él es Rey por derecho, y también por conquista

Plinio Corrêa de Oliveira

Vamos a comentar sobre este pasaje tomado de San Lucas:
En el sexto mes fue enviado el ángel Gabriel de parte de Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y presentándose a ella, le dijo: “Salve, llena de gracia, el Señor es contigo”. Ella se turbó al oír estas palabras y discurría qué podría significar aquella salutación. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, y concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y llamado Hijo del Altísimo, y le dará el Señor Dios el trono de David, su padre, y reinará en la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin”.
Dijo María al ángel: “¿Cómo podrá ser esto, pues yo no conozco varón? El ángel le contestó y dijo: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por eso el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios. E Isabel, tu parienta, también ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de la que era estéril, porque nada hay imposible para Dios”. Dijo María: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Y se fue de ella el ángel.

*             *             *

 Por lo que yo recuerdo, la única cosa que sabemos de San Gabriel, el arcángel se encuentra en este episodio. Él fue enviado por Dios para entregar este magnífico mensaje a Nuestra Señora. Podemos tener una idea de lo que es este arcángel si consideramos la naturaleza de la tarea que se le dio. Existe una correlación entre el ángel y su virtud, por una parte, y la misión que recibe de Dios, por la otra. A través de una, podemos hacer conjeturas sobre la otra.
La Virgen y San Gabriel en el pórtico de la catedral de Reims
Por lo tanto, ¿cuál fue el mensaje de San Gabriel, que significa “fuerza de Dios”, llevó a la Virgen? Es un mensaje que afirma la encarnación del Verbo y, por lo tanto, es el mayor acto de poder y de dominación que Dios pudiera ejercer sobre el mundo. Con la Encarnación del Verbo, Dios estaba preparando el rescate del mundo. Al hacer esto, Él, que es el rey del mundo por derecho, también se convirtió en rey por conquista. Por lo tanto, Él —la segunda Persona de la Santísima Trinidad— entró en la tierra para conquistarla en la cruz; de esta manera especial, Él estableció su reinado sobre el mundo.
San Gabriel debe considerarse, por lo tanto, como el anuncio de la entrada victoriosa de Nuestro Señor Jesucristo en la humanidad. Él fue como un heraldo que va delante de un rey victorioso superando todos los obstáculos en su camino y anunciando: “¡He aquí el rey ha llegado! Él va a reinar!” Esta es una primera consideración que tenemos de este arcángel.
San Gabriel arcángel, detalle de Fray Angelico
Otra consideración que debemos tener es la del devoto de María por excelencia. Él fue quien pronunció el primer Avemaría, él fue el que dio a la Virgen un mensaje que le reveló quién era ella. Hasta ese momento, de acuerdo con todas las interpretaciones que he leído, ella no sabía que iba a ser la Madre de Dios. Ella oró para que el Mesías viniera pronto a la tierra y también para que ella pudiera convertirse en la sierva de su Madre para prestarle algunos pequeños servicios. Esa era su gran ambición.
Cuando vino el arcángel Gabriel y le anunció que ella misma iba a ser la madre del Mesías, él le hizo, por decirlo así, entender quién era ella. Su mensaje le explicó por qué ella había recibido de forma continua un inmenso río de gracias en toda su vida. Ella entendió la profundidad de la santidad para la que fue llamada. El anuncio del ángel le hizo comprender su propia misión.
Por lo tanto, cuando hizo esta revelación a María, él le hacía este servicio excepcional, que era un acto de suprema nobleza ordenado por Dios. Como resultado de ello, este hecho estableció un vínculo muy especial entre San Gabriel y la Virgen. En este sentido, él fue una especie de profeta que manifiesta a la Virgen lo que ella sería toda su vida y lo que sería su misión. Por lo tanto, otro aspecto de la personalidad de este arcángel es una gran unión con la Virgen y una gran devoción a ella.
La Anunciación por Fray Angélico en el convento de San Marcos, Florencia
Finalmente, podemos considerar otro lado, que es la manera en que él dio su mensaje. Estaba impregnado con una gran pureza. Ningún mensaje es más casto que este, que anunció la maternidad virginal. Este mensaje muestra cuánto amor tiene Dios por la pureza, por lo que, con el fin de salvaguardar la castidad virginal de Nuestra Señora, Él decidió una manera de concebir a Nuestro Señor Jesucristo que no implicaba ninguna obra humana: ella sería la Esposa del Espíritu Santo.
En la Anunciación, el arcángel es especialmente protector de su pureza y castidad. Si pudiéramos verlo, él nos inspiraría un millar de deseos y actos de admiración y anhelo de poseer la pureza en un grado eminente.
De aquí, podemos sacar algunas aplicaciones para las oraciones que podemos dirigirle hoy. San Gabriel anunció la venida y el triunfo del Mesías a la Virgen y por lo tanto a todos los hombres. Podríamos pedirle que ahora anuncie la recuperación de la realeza efectiva de Dios sobre la tierra a través de la venida del cumplimiento del mensaje de Fátima.
Hoy nos encontramos en una situación que es aún peor que la del mundo antiguo antes de Nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, podemos pedir que Nuestro Señor Jesucristo reine una vez más, que Él establezca su reino en la tierra en María y por María, y que este período de oscuridad en la que nos encontramos llegue a su fin. Él ha hecho una cosa, que haga la otra. Él tuvo la llave para cerrar la era de la antigüedad, y por lo tanto abrió una nueva época. Que Él cierre esta época y abra la del Reino de María.
Segundo: debemos pedir a San Gabriel una enorme, sobreabundante devoción a la Virgen y que esta devoción crezca cada instante hasta el final de nuestras vidas.
Tercero: debemos pedirle un amor más ardiente, intransigente, vigilante y, por tanto, más militante por la pureza, y tener toda forma de repulsión y desprecio por la impureza de todas las formas y grados. Esto es lo que deberíamos pedirle. Que él nos proteja y nos haga más cercanos a la Virgen.

Fuente: Nobility.org

San Gabriel: alto sentido jerárquico y castidad, dos pilares de la Contra-Revolución

Plinio Correa de Oliveira
Reunión del santo del día del 24 de marzo de 1965

De San Gabriel, dice el martirologio que fue enviado por Dios para anunciar el misterio de la Encarnación del Verbo divino. Protector de la Orden del Carmen. Al mismo tiempo, novena de la Anunciación de Nuestra Señora.
La Anunciación de Fray Angélico
Sobre San Gabriel, podemos tener cierta noción sobre quién él es exactamente por la naturaleza de su misión. Como los ángeles son seres de una naturaleza mucho más elevada que la nuestra, la tarea que hacen es una tarea relacionada con la naturaleza [de los ángeles], y no se puede encomendar [a un ángel] una tarea tan arbitrariamente como se hace entre los hombres.
Hay algunos ángeles que por naturaleza hacen eso, otros que por naturaleza hacen aquello otro, en cuanto no podemos decir que alguien es dactilógrafo por naturaleza, que nadie es embajador por naturaleza. En la hora de dificultades, un embajador es dactilógrafo y también, en la hora de la urgencia [de la realización de una tarea] un dactilógrafo – con grandes intereses personales – acaba siendo buen embajador.
Entonces, entre nosotros es más confuso, en cuanto en la naturaleza angélica es más preciso. No se trata ahí de tareas exactamente como la de la Anunciación. Se trata de tareas de otro género, de la posición, de la función del ángel en el cielo en relación a Dios.
Pero hay una razón poderosa de conveniencia del porqué la misión dada a ese arcángel de la Anunciación corresponde a la naturaleza de él. Y podemos, por lo tanto, deducir alguna cosa de la gloria, de las virtudes, del esplendor de ese príncipe celestial, a través de la naturaleza de la misión que le fue entregada.

POR LA GRANDEZA DE LA MISIÓN DE SAN GABRIEL, PODEMOS DEDUCIR LA ALTA CATEGORÍA DE ESTE ÁNGEL

De esa misión, ¿qué podemos decir? Antes que nada, que es una misión elevadísima; es la misión clave en toda la historia de la humanidad, porque aquel ángel que le fue dada la orden de decirle a Nuestra Señora que la plenitud de los tiempos había llegado, que el reino del demonio iba a terminar, que el reino del mal iba a ser pisado con los pies, que la humanidad iba a ser redimida, que las puertas del cielo se abrirían para la humanidad, el ángel encargado de pedirle a Nuestra Señora su consentimiento para ese hecho, el ángel encargado de anunciar el misterio de la Maternidad Virginal, ese ángel llevó el más alto mensaje que pueda haberse llevado en toda la historia de la humanidad. ¡Es una cosa de una importancia enorme!
Imaginen lo siguiente: ustedes saben que, según Santo Tomás, los astros son movidos por los ángeles para la gloria de Dios. Imaginemos qué grandeza tiene un ángel que mueva, por ejemplo, toda la Vía Láctea: ¿qué importancia, qué función, qué espíritu debe tener un ángel de esos?
Ahora, ¿qué es mover una miríada de estrellas como la Vía Láctea, qué es eso en comparación con mover el alma de Nuestra Señora, con actuar sobre el alma de Nuestra Señora, con ser el transportador de ese mensaje y obtener su consentimiento?
Se comprende que no hay ninguna comparación con cosa alguna. Por ahí se comprende la excelsitud de la misión de ese ángel.
De otro lado, se puede medir la importancia del mensajero, no sólo por la naturaleza del mensaje, sino por la importancia de quien mandó y por la importancia de aquel a quien se le manda. Un rey, que teniendo que mandar un mensaje muy importante, lo manda por medio de un hidalgo de su corte. Un mensaje de poca importancia, para mandar para una persona cualquiera, se manda a un empleado cualquiera con una notificación judicial. Ahora. Nuestra Señora es la Reina del cielo y de la tierra, la obra prima de Dios, destinada para ser la Madre de Él.
Se comprende que sólo aquel que es un ángel altísimo es quien sería escogido para esa misión. Entonces, podemos ver a través de eso lo que es la grandeza que existe dentro de ese ángel.

DOS PILARES DE LA CONTRA-REVOLUCIÓN EN LA PSICOLOGÍA DE SAN GABRIEL: ALTO SENTIDO JERÁRQUICO Y CASTIDAD

Podríamos deducir algo de la “psicología” del ángel en eso, con dos notas muy importantes, y que en los cuadros de Fray Angélico sobre la Anunciación están muy presentes: en primer lugar, un sentido de jerarquía muy curioso.
Cuando el ángel fue a hablar con Nuestra Señora, ella aún no era la Madre de Dios. Pasó a serlo a partir del momento en que ella aceptó la comunicación y el Espíritu Santo actuó en ella. Y San Gabriel, por naturaleza, era superior a Nuestra Señora. De manera que cuando hablaba, era para una persona que le era inferior, que él estaba convidando para ser su Reina.
Por otro lado, le llevaba un mensaje de una predilección tal de Dios sobre Nuestra Señora en relación a él, que la colocaba fuera de cualquier paralelo con él.
Entonces, Fray Angélico pinta al ángel con un tal respeto, con una tal veneración ante Nuestra Señora, como quien toma la superioridad de su naturaleza y la pone debajo por causa de la grandeza de la misión de Nuestra Señora, ¡que es una cosa extraordinaria!
En cuanto Nuestra Señora también habla con el ángel, ella se inclina con todo respeto, porque ella estaba recibiendo un mensaje de Dios y porque, como persona, es inferior al ángel. Ustedes pueden notar las superioridades reciprocas, en las cuales, naturalmente, Nuestra Señora acaba siendo mayor que el ángel.
También, en la escena, un mundo de respeto mutuo de ella por él y de él por ella, que indica bien el sentido de jerarquía que estaba incluido en ese acto. Sentido de jerarquía que es lo opuesto del non serviam [no serviré] de Satanás.
Muchos dicen que el demonio rechazó servir porque no quería reconocer al Verbo encarnado como objeto de su adoración y no quería reconocer una mera criatura humana como su Reina. Eso parece haber sido un punto que polarizó todo un movimiento que él tenía contra Dios por causa del orgullo.
San Gabriel hizo lo contrario. Fue a llevar ese mensaje lleno de adoración y amor. Mensaje que colocaba – bajo cierto punto de vista – al reino angélico por debajo del reino humano, algo que elevaba por encima de él a alguien que le era inferior. Colocado delante de su nueva Reina, tan inferior a él por naturaleza, él se inclinó como el más respetuoso y venerador de los cortesanos delante de su Reina. Podemos percibir el alto sentido de disciplina, el alto sentido de jerarquía que se ve ahí y, por tanto, un sentido de contra-revolución muy marcado.
A eso podemos acrecentar otro aspecto. Quien va a dirigirse a la Virgen de las vírgenes para decirle que ella va a ser Madre y continuar siendo Virgen, hace una tal glorificación de la virginidad, que es una especie de obra prima de pureza mostrar que, delante de ese hecho tan inmenso de la Encarnación, Nuestro Señor resolvió violar todas las reglas de la naturaleza para salvar la virginidad perfecta de Nuestra Señora, y dar una nueva gloria para el género humano, haciendo de ella la Esposa del divino Espíritu Santo, para que ella tuviese un Hijo que no fuese hijo [engendrado por el] hombre.
¡Es un mensaje que es una de las mayores glorificaciones de la castidad! Y podemos comprender cuál relación especial con la pureza necesita tener un ángel así.
Por otro lado, son los dos pilares de la Contra-Revolución: la humildad y el amor a la pureza.
El orgullo y el amor a la sensualidad, al contrario, son los pilares de la Revolución. Podemos comprender cómo la vieja serpiente orgullosa y sensual fue pisada en ese acto, y cómo de esa manera San Gabriel nos aparece pisando al demonio, no menos como cuando San Miguel arcángel expulsó al demonio del cielo. Un pintor que en esa hora pintase a San Gabriel arrodillado delante de Nuestra Señora y pisando la cabeza del demonio, pintaría una cosa profundamente real.

DEBEMOS PEDIR ESPECIALMENTE A SAN GABRIEL EL AMOR A LA JERARQUÍA Y A LA PUREZA

Y de ahí comprendemos cuántos motivos tenemos para pedirle a San Gabriel que nos de esas dos gracias: 1) la del sentido de la jerarquía, del amor a la superioridad, del gusto de tener a quien sea más que nosotros – aunque ese “más que nosotros” sea inferior a nosotros por varios lados –; 2) y ese gusto pulcro por la pureza, de la pureza en cuanto principio, en cuanto valor moral y no apenas como una cosa física, ese gusto pulcro que, necesariamente, tiene algo con los trazos de santidad especifica de ese arcángel.
Los santos y los ángeles son llamados a dar a la humanidad aquello por donde ellos más glorifican a Dios. San Francisco nos da el espíritu de pobreza; San Ignacio nos da aquella lógica soberana, inflexible e incomparable de los Ejercicios Espirituales; San Benito nos da el gusto por la verdadera liturgia y por la verdadera contemplación. Los que más tuvieron más, más ellos dan.
San Gabriel irradia esas virtudes en tan alto grado, que es hecho para obtenernos esas virtudes. Vamos a pedirle, por lo tanto, esas virtudes en la noche de hoy.

lunes, 23 de marzo de 2015

Santo Toribio de Mogrovejo, un santo de la Contrarreforma – 23 de marzo

Plinio Corrêa de Oliveira
Reunión del 22 marzo 1966

Reseña biográfica:
Santo Toribio de Mogrovejo, su fiesta se conmemora
en Perú el 27 de abril
“Santo Toribio nació en 1538, en Mayorga, España, de una noble familia. Desde la infancia reveló gusto por la virtud y un extremo horror al pecado, al lado de una gran devoción a la Santísima Virgen. Cada día recitaba su Oficio y el Rosario, y los sábados ayunaba en su honor.
“Con inclinación para los estudios, los hizo en Valladolid y Salamanca. Felipe II pudo conocerlo, y notándole las cualidades, lo nombró primer Magistrado de Granada y Presidente del Tribunal de la Inquisición de esa ciudad, cargo que ejerció de forma excepcional durante cinco años. Habiendo vacado la sede episcopal de Lima, en el Perú, el soberano lo llamó para el cargo a pesar de sus vehementes protestas. Fue ordenado sacerdote y obispo y asumió su puesto a los 43 años de edad.
“Su diócesis era inmensa y las costumbres de los españoles y otros conquistadores, incluso del clero, dejaban mucho que desear.
“Los salvajes, a su vez, estaban abandonados o eran perseguidos. Santo Toribio no se dejó desanimar. Resolvió aplicar las decisiones del Concilio de Trento para reformar la región.
“Dotado de excepcional prudencia y celo activo y vigoroso, comenzó por la reforma del clero, tornándose inflexible con cualquier escándalo que de allí viniese. Se tornó el azote de los pecadores públicos y el protector de los oprimidos. Fue duramente perseguido por ello.
“Como algunos cristianos diesen a la ley de Dios una interpretación que favorecía las inclinaciones desarregladas de la naturaleza, les mostró que Cristo era la Verdad y no una costumbre, y que en su Tribunal todos nuestros actos serían pesados, no por la falsa balanza del mundo, mas por la balanza del Santuario”.
“Consiguió nuestro santo lo que quería, y se volvió a la práctica de las máximas evangélicas con enorme fervor, principalmente con la llegada del virtuoso Virrey Don Francisco de Toledo.
“Infatigable por la salvación de la menor de las almas de su rebaño, no ahorraba ningún trabajo. Protegió a los indios, llegando a aprender, en edad avanzada, varios de sus dialectos para poder enseñarles el catecismo. Toda esa actividad era iluminada por intensa piedad: Misa, larga meditación diaria, largas horas de oración y severas penitencias. Su oración era continua, pues la gloria de Dios era el fin de todas sus palabras y acciones.
“Santo Toribio cayó enfermo en Zaña, ciudad distante de Lima. Previó su muerte, y distribuyó sus bienes a sus criados y a los pobres. Repitiendo sin cesar las palabras de San Pablo, “Deseo ser libertado de los lazos de mi cuerpo para unirme a Cristo”, murió diciendo con el Profeta: “Señor, en tus manos entrego mi espíritu”. Era el 23 de marzo de 1606 cuando expiró el gran apóstol del Perú”.

Comentario del Prof. Plinio:
"Milagro de Santo Toribio",
del pintor italiano Sebastiano Conca
Es una tan bonita biografía que casi no provoca comentarla.
En todo caso, vamos a considerar algunos aspectos. El primero de ellos, naturalmente, es la excepcional devoción de Santo Toribio a la Santísima Virgen. Todos nosotros sabemos bien que sin devoción a Ella no hay santidad y que la santidad está, de algún modo, en la medida de la devoción a Nuestra Señora.
Pero después, pasemos un poco para la consideración de cosas del tiempo.
Este hombre tan piadoso es “notado” por el rey Felipe II; y tan pronto el rey lo nota, lo convoca para el poder judicial.
Imaginen ustedes que alguien les contase una cosa así: “El presidente X, de tal país, estuvo en tal lugar, y oyó hablar de un hombre muy religioso, que ayunaba, que todos los sábados hacía tal penitencia así, rezaba el Oficio Parvo [de la Santísima Virgen]. Cuando el presidente oyó hablar de él, exclamó: «¡Oh, aquí está el magistrado que busco!». ¿Ustedes lo creerían?
Si eso fuese publicado nadie lo creería, porque todo el mundo sabe que ningún jefe de Estado contemporáneo selecciona los hombres verdaderamente piadosos, verdaderamente religiosos.
Ahora, ¡maravilla de las maravillas! Él [Felipe II] encontró un hombre piadoso, pero que no era para nada blando, sentimental, de cuello torcido... El rey Felipe II, que era bien lo contrario de ese sentimentalismo —cualidad que no le puede ser negada en ningún caso—, viendo ese hombre tan bueno, lo llamó para el ramo especial de la judicatura, que era la Inquisición “contra la perfidia de los herejes” que se hacían pasar por católicos. Y he aquí entonces a nuestro hombre transformado en perseguidor de los herejes. Y este hombre sale de las sombras, del santuario, de las dulzuras de su piedad, para ser el azote de los herejes, y ejerce tan bien su cargo que es nombrado después obispo del Perú.
Felipe II
Ustedes están viendo cómo esto significa, al fin de cuentas, toda una atmósfera, toda una época en que la virtud era procurada, era galardonada, era considerada como un instrumento para la buena marcha del gobierno de un reino. Y ustedes ven el acierto de Felipe II mandando para el Perú a un hombre de estos.
Es decir, comprendiendo muy bien toda la corrupción a que estaba sujeta una nación del imperio español, con la permanencia de la élite en España, o en Portugal, y la venida de la “borra” para América del Sur. Entonces, su preocupación fue tomar un hombre eminente de esos para implantar el reino de Cristo en el Perú; para consolidar los fundamentos del reino de Cristo en el Perú. Ustedes, entonces, pueden percibir mejor cómo había verdadero celo de parte de Felipe II en la propagación de la fe.
Hay por ahí unos agitadores que dicen que España y Portugal, cuando hicieron el descubrimiento, sólo se interesaban por dinero. ¿Qué ganaba en términos monetarios Felipe II en implantar, en mandar a un hombre de ese valor para el Perú, para hacer reformas de carácter espiritual? ¡Nada!
Ese hombre comienza a actuar, ese hombre se transforma allí en el azote del mal, porque él es un santo auténtico, que sabe azotar. Él se transforma en el azote de los malos sacerdotes, reforma el clero, etc., pero su acción es prestigiada por otro hombre de altas virtudes, que Felipe II manda para el cargo de Virrey del Perú y que es Don Francisco de Toledo.
Ustedes están viendo un rey al que Santa Teresa llamaba “nuestro gran Rey”, “nuestro santo Rey Felipe”. Están viendo un santo obispo Inquisidor, un santo Virrey. ¿Quién es que oye hablar de cosas de esas en los días de hoy?
¡Cómo hemos bajado! ¡Cómo caímos! ¡Cómo hemos llegado a un estado de cosas tan tremendo, que nuestra tentación es hasta de considerarlo natural! A veces se habla [en el Brasil] de ciertos campesinos degradados que viven en el litoral marítimo, que son tan decadentes que hasta encuentran natural la vida que llevan. Nosotros, los hombres del siglo XX, espiritualmente somos así. Estamos en una tal decadencia, que nos parece natural que haya ciertos entes de pesadilla por ahí, gobernando, mandando, hablando, dirigiendo, etc. No comprendemos el fondo del abismo en que estamos, porque lo normal es eso: normal es que un obispo sea un Santo Toribio de Mogrovejo, y no que sea (...) ¡Eso es lo normal! Normal es que el poder político esté entregado a un rey o a un virrey virtuoso; no a ciertos hombres que nosotros vemos por ahí.
Pero nosotros hasta ya perdimos la noción de normalidad: los padrones de normalidad se arruinaron.
Entonces, ¿qué debemos pedirle en su fiesta a Santo Toribio de Mogrovejo?
Debemos pedirle que nos obtenga la gracia de luchar activamente para que cese este estado de impiedad en que la normalidad parece un cuento de hadas; parece un cuento chino, y es ese horror que se ve por ahí lo que parece “normalidad”.
Es la derrota del “orden” revolucionario de cosas y el triunfo de la Contra-Revolución, lo que debemos pedir a ese Santo inquisidor, que habría luchado por la Contra-Revolución, y que tanto luchó como inquisidor por la Contra-Revolución. De lo alto de los cielos, ciertamente, él oirá con benignidad y con alegría nuestra súplica.

Fuente: PlinioCorreadeOliveria.info

jueves, 19 de marzo de 2015

Comparación del poderío militar y nuclear de Rusia & China vs los Estados Unidos ante una eventual Tercera Guerra Mundial

No están incluidos en este video los aliados de la OTAN de una parte y los aliados de Rusia y China por la otra.

LAS FUERZAS ARMADAS DE LA FEDERACIÓN RUSA
El número de soldados se especifica por decreto del Presidente de Rusia. El 1 de enero de 2008, se estableció un número de 2.019.629 unidades, incluyendo 1.134.800 unidades de militares. En 2010 el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) estimó que las Fuerzas Armadas de Rusia sumaban alrededor de 1,04 millones de tropas activas y 2,035 millones de reservas en la región (en su mayoría ex reclutas). A diferencia de personal especificado por decreto, el personal real y a sueldo en las fuerzas fue reportado por la Cámara de Cuentas de Rusia en 766.000 en octubre de 2013. En diciembre de 2013, las fuerzas armadas estaban en el 82 por ciento de la mano de obra requerida.
Según el SIPRI, Rusia gastó cerca de 72 mil millones dólares en armas en 2011. Rusia planea nuevos aumentos en el gasto militar, con los proyectos de presupuesto que muestran un aumento del 53% en términos reales hasta 2014. Sin embargo, SIPRI añade lo que muchos analistas ponen en duda si la industria será capaz de cumplir esos ambiciosos planes después de décadas de estancamiento tras el colapso de la Unión Soviética.
LAS FUERZAS ARMADAS DE LA REPÚBLICA DE CHINA
El Ejército Popular de Liberación (EPL) es el ejército de la República Popular de China (RPC), bajo la dirección del PC de China. El 1 de agosto se celebra anualmente como el Día de los Trabajadores y Agricultores del Ejército Rojo de China. El EPL se compone de cuatro ramas de servicios profesionales: 1) El Ejército Popular de Liberación de Fuerza de Tierra, 2) El Ejército Popular de Liberación de la Armada, 3) El Ejército Popular de Liberación de la Fuerza Aérea y 4) el Segundo Cuerpo de Artillería. El EPL es la fuerza militar más grande del mundo, con una fuerza de aproximadamente 2.285 millones de personal, el 0,18% de la población del país. La insignia del Ejército de Liberación Popular consiste en un medallón con una estrella roja con los caracteres chinos Ocho y Uno, en referencia al 1 de agosto.
LAS FUERZAS ARMADAS DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA
El ejército de los Estados Unidos es uno de los más grandes en términos de número de personal militar. Su personal proviene de un gran grupo de voluntarios pagados; aunque el reclutamiento se ha utilizado en el pasado en varios momentos de guerra y paz, no se ha utilizado desde 1972. A partir de 2013, los Estados Unidos gasta alrededor de $ 554,2 mil millones de dólares al año para financiar sus fuerzas militares, y se apropia de aproximadamente 88,5 mil millones dólares para financiar las Operaciones de Contingencia Exteriores. En conjunto, los Estados Unidos, constituyen aproximadamente el 39 por ciento de los gastos militares en el mundo. Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos tienen capacidades significativas en defensa y proyección de poder gracias a su avanzado y potente equipo y su amplio despliegue de fuerza en todo el mundo.
Al 31 de diciembre de 2013, 1.369.532 personas estaban en servicio activo en las fuerzas armadas, con un adicional de 850.880 personas en los siete componentes de la reserva. Es un ejército completamente voluntario, pero el reclutamiento a través del Sistema de Servicio Selectivo puede ser promulgado a petición del Presidente y la aprobación del Congreso. Todos los hombres de entre 18 a 25 que viven en los Estados Unidos están obligados a inscribirse en el Servicio Selectivo para un posible llamado a filas en el futuro.
Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos es la segunda mayor del mundo, después del Ejército Popular de Liberación de China, y tiene tropas desplegadas en todo el mundo.

Personalmente creemos que la 3ra Guerra Mundial en un futuro más bien cercano que lejano es un hecho inevitable (nos gustaría estar equivocados al respecto) puesto que la recopilación periodística alrededor del mundo lleva a concluir esto y sobre todo porque está dentro del plan de la Revolución Anticristiana de implantar la República Universal también conocida como Nuevo Orden Mundial. Y no tenemos la menor duda de que las dos partes enfrentadas en este eventual conflicto en realidad son manejadas por una misma mano (las sociedades secretas)

Véase la conspiración de las 3 Guerras Mundiales aquí

miércoles, 18 de marzo de 2015

La cruel realidad de Corea del Norte

Este es un impresionante documental que muestra la realidad del país más hermético del mundo y uno de los pocos enclaves comunistas que todavía subsisten en el mundo. Personalmente creo que el supuesto "poderío militar" de Corea del Norte es más un bluff (engaño) que una realidad. Ese enclave comunista subsiste porque implementa una intensa guerra psicológica tanto al interior como al exterior del país. Al interior para mantener a la población esclavizada y sumida en el miedo y al exterior haciendo creer a la comunidad internacional que Corea del Norte es una "potencia militar" de temer. Esta guerra psicológica hacia el exterior mantiene inmovilizada a la comunidad internacional para no intervenir para derribar la cruel y satánica dictadura comunista y liberar a los pobres habitantes que viven un verdadero infierno. Si se ha justificado ante la opinión pública mundial la intervención militar en países como Irak, Libia, Siria etc. en nombre de la libertad y la democracia, ¿por qué no se hace lo mismo con Corea del Norte que de democrática no tiene nada? Cada uno puede sacar sus propias conclusiones de este interesante y conmovedor video documental.

viernes, 13 de marzo de 2015

Retorno al Orden, un libro de gran interés (y video en inglés)

El libro Return to Order (Retorno al Orden) aborda la creciente alarma, confusión y frustración que asaltan al espíritu cuando se considera el creciente descontrol de la nación de los Estados Unidos de América (una realidad que puede aplicarse prácticamente a todas las naciones occidentales), el mayor poder temporal que jamás haya existido.
El libro Return to Order por John Horvat II, es el fruto de veinte años de ardua investigación y trabajo, y es la columna vertebral y la base doctrinal de un esfuerzo no partidista, sin fines de lucro, que tiene el propósito de servir de ayuda para que Norteamérica retorne al orden social cristiano orgánico (véase El reino de Cristo: la civilización cristiana y la cultura cristianaEl reino de Cristo: el ideal de la perfección social, El reino de Cristo: La Iglesia y la civilización cristiana) y así consiga librarse de la ruptura social, la polarización y parálisis política, y otros grandes males que esa nación padece.
Es un libro de gran interés tanto para los estadounidenses como también para todos los ciudadanos de la totalidad de las naciones occidentales.
El libro se puede adquirir aquí.



Descargar el eBook 10 Outstanding Traits of An Organic Society haciendo clic aquí

jueves, 12 de marzo de 2015

¿Qué es la tolerancia?

Plinio Corrêa de Oliveira
Catolicismo Nº 75 - Marzo de 1957

En materia de tolerancia, tal vez más que en cualquier otra, la confusión reina tan completamente, que parece indispensable esclarecer el alcance de los términos antes de abordar el mérito de la cuestión.
¿Qué es precisamente la tolerancia?
Imagínese la situación de un hombre que tiene dos hijos: uno de principios sanos y voluntad fuerte y otro de principios indecisos y voluntad vacilante. En determinado momento aparece en el lugar en que reside la familia un profesor que dará un curso de vacaciones extraordinariamente útil para ambos hijos. El padre desea que sus hijos asistan al curso, pero ve que esto implicará en privarlos de varios paseos a los cuales ambos están muy apegados. Pesados los pro y los contra, el padre fija su juicio sobre el asunto: conviene más que sus hijos renuncien a algunas distracciones, por lo demás muy legítimas, que perder una ocasión extraordinaria de desarrollarse intelectualmente. Una vez comunicada la decisión a los hijos, la actitud de ellos varía. El primero, después de un momento de rechazo, accede a la voluntad paterna. El otro se lamenta, implora, suplica al padre que cambie su decisión, y da tales muestras de irritación, que es de temer un grave movimiento de rebelión de su parte.
Delante de esto, el padre mantiene su decisión en cuanto al hijo bueno. Pero considerando lo que le cuesta al hijo mediocre el esfuerzo de la rutina escolar y previendo las muchas ocasiones de conflicto que surgirían en la vida diaria en las relaciones de ambos, para la eventual salvaguarda de principios morales impostergables, juzga mejor no insistir y da su consentimiento para que ese hijo no haga el curso.
Actuando así con el hijo mediocre y tibio, el padre le dio un permiso a de mala gana. Un permiso que no es de modo alguno una aprobación. Un permiso que le fue como que arrancado por la mala disposición de su hijo. Para evitar un mal (la tensión con el hijo), el padre consintió en un bien menor (las excursiones de vacaciones), y desistió de un bien mayor (el curso de verano). Es a este tipo de consentimiento dado sin aprobación, y hasta con censura, que se llama tolerancia.
Está claro que, a veces, la tolerancia es el consentimiento, no en un bien menor para evitar un mal, sino en un mal menor para evitar uno mayor. Sería el caso de un padre que, teniendo un hijo que contrajo varios vicios graves, y puesto en la imposibilidad de hacerlos cesar todos, forma el proyecto de combatirlos sucesivamente. Así, en cuanto procura obstaculizar un vicio, cierra los ojos a los demás. Este cerrar de ojos, que es un consentimiento dado con profundo disgusto, tiene como fin evitar un mal mayor, esto es que la enmienda moral del hijo se vuelva imposible. Esto es lo que caracteriza una actitud de tolerancia.

*        *        *

Lot y sus hijas huyen de Sodoma, incendiada por la cólera divina 
(mosaico del siglo XII, catedral de Monreal, Italia) (*)
Como acabamos de ver, la tolerancia sólo puede ser practicada en situaciones anormales. Si no hubiese malos hijos, por ejemplo, no habría necesidad de tolerancia de parte de los padres.
Así, en una familia, cuanto más los miembros fueren forzados a practicar la tolerancia entre sí, tanto más anómala será la situación.
Se siente mucho la realidad de lo que está aquí dicho si se considera el caso de una orden religiosa o de un ejército en que los jefes o superiores tengan que usar habitualmente una tolerancia sin límites con sus subordinados. Tal ejército no está apto para ganar batallas. Tal orden religiosa no está caminando para las altas y rudas cimas de la perfección cristiana.
En otros términos, la tolerancia puede ser una virtud. Pero es virtud característica de las situaciones anómalas, ruinosas, difíciles. Ella es, por así decir, la cruz de cada día del católico fervoroso en las épocas de desolación, decadencia espiritual y ruina de la civilización cristiana.
Por esto mismo se comprende que la tolerancia sea tan necesaria en un siglo de catástrofe, como el nuestro. A todo momento, el católico se encuentra, en nuestros días, en la contingencia de tolerar algo: en el tranvía, en el autobús, en la calle, en los lugares en que trabaja, en las casas en que hace visitas, en los hoteles en que veranea, él encuentra a todo momento abusos que le provocan una lamento interior de indignación. Lamento que, entretanto, en ocasiones normales sería un deber de honra y de coherencia.
De pasada, es curioso hacer observar la contradicción en que caen los adoradores de este siglo. De un lado, elevan enfáticamente a las nubes sus cualidades, y silencian o subestiman sus defectos. De otro, no cesan de apostrofar a los católicos intolerantes, suplicando tolerancia en favor del siglo. Y no se cansan de afirmar que esa tolerancia debe ser constante, omnímoda y extrema. No se comprende cómo no perciben la contradicción en que se colocan. Pues sólo hay tolerancia en lo que es anormal, y proclamar la necesidad de mucha tolerancia es afirmar la existencia de mucha anomalía.
De cualquier manera, griegos y troyanos están de acuerdos en reconocer que la tolerancia en nuestra época es muy necesaria.

*        *        *

En estas condiciones, es fácil percibir cuánto es de errado andar pregonando a todo momento en favor de la tolerancia.
En efecto, habitualmente se le da a este vocablo un sentido elogioso. Cuando se dice que alguien es tolerante, esta afirmación viene acompañada de una serie de alabanzas implícitas o explícitas: gran alma, gran corazón, espíritu generoso, comprensivo, naturalmente propenso a la simpatía, a la cordura, a la benevolencia. Y, como es lógico, el calificativo de intolerante también trae consigo una secuela de censuras más o menos explícitas: espíritu estrecho, temperamento bilioso, malévolo, espontáneamente inclinado a desconfiar, odiar, resentirse y vengarse.
En realidad, nada es más unilateral. Pues, si hay casos en que la tolerancia es un bien, hay otros en que es un mal. Y puede llegar a ser un crimen. Así, nadie merece encomio por el hecho de ser sistemáticamente tolerante o intolerante, mas por ser una u otra cosa conforme lo exigen las circunstancias.
El problema se sale de lugar. No se trata de saber si alguien puede o debe ser tolerante o intolerante por sistema. Importa, eso sí, indagar cuándo se debe ser una u otra cosa.

*        *        *

Antes de todo cumple resaltar que hay una situación en la cual el católico tiene que ser siempre intolerante. Y esta regla no admite excepciones. Es cuando se desea que, para complacer a otros, o para evitar algún mal mayor, la persona cometa algún pecado. Pues todo pecado es una ofensa a Dios. Y es absurdo pensar que en alguna situación Dios pueda ser virtuosamente ofendido.
Esto es tan obvio, que parecería superfluo decirlo. Entretanto, en la práctica, cuántas veces sería necesario recordar este principio.
Así, por ejemplo, nadie tiene el derecho de, por tolerancia con los amigos, y con la intención de despertar en ellos la simpatía, vestirse de modo inmoral, adoptar las maneras licenciosas o livianas de las personas de vida desordenada, ostentar ideas temerarias, sospechosas o hasta erradas, o alardear vicios que en la realidad – gracias a Dios – no tienen.
Que un católico, para dar otro ejemplo, consciente de los deberes de fidelidad que le incumben para con la escolástica, profese otra filosofía sólo para granjear simpatías en cierto medio, es una forma de tolerancia inadmisible. Pues peca contra la verdad quien profesa un sistema en que sabe existen errores, aun cuando estos no sean contra la fe.
Pero los deberes de la intolerancia, en casos como estos, van más lejos. No basta que nos abstengamos de practicar el mal. Es preciso también que nunca lo aprobemos, ni por acción ni por omisión.
Un católico que delante del pecado o del error, toma una actitud de simpatía, peca contra la virtud de la tolerancia. Es lo que se da cuando él presencia, con una sonrisa sin restricciones, una conversación o una escena inmoral, o cuando, en la discusión, reconoce a otros el derecho de abrazar la opinión que se les antoje sobre la religión. Esto no es respetar al adversario, es respetar sus errores o pecados. Esto es aprobar el mal. Y hasta allá un católico no puede llegar jamás.
A veces, sin embargo, se llega hasta allá pensando no haber pecado contra la intolerancia. Es lo que ocurre cuando ciertos silencios en frente del error o del mal dan la idea de una aprobación tácita.
En todos estos casos, la tolerancia es un pecado, y sólo en la intolerancia consiste la virtud.

*        *        *

Leyendo estas afirmaciones, es admisible que ciertos lectores se irriten. El instinto de sociabilidad es natural al hombre. Y este instinto nos lleva a convivir con los otros de modo armonioso y agradable.
Ahora bien, en circunstancias cada vez más numerosas el católico está obligado, dentro de la lógica de nuestra argumentación, a repetir delante del siglo el heroico “non possumus” de Pío IX: no podemos imitar, no podemos concordar, no podemos callar. Luego se crea en torno de nosotros aquel ambiente de guerra fría o caliente con que los partidarios de los errores y modas de nuestra época persiguen con implacable intolerancia, y en nombre de la tolerancia, a todos los que osan no concordar con ellos. Una cortina de fuego, de hielo o simplemente de celofán nos cerca y aísla. Una velada excomunión social nos mantiene al margen de los ambientes modernos. Ahora, de esto el hombre moderno tiene miedo casi como de la muerte. O más que de la propia muerte.
No exageramos. Para tener derecho de ciudadanía en tales ambientes, hay hombres que trabajan hasta matarse con infartos y anginas cardiacas, hay señoras que ayunan como ascetas de la Tebaida, y llegan a exponer gravemente su salud. Ahora, perder una “ciudadanía” de tal “valor”, solo por amor a los principios… es preciso realmente amar mucho los principios.
Y después está la pereza. Estudiar un asunto, compenetrarse de él, tener enteramente a mano en cualquier oportunidad los argumentos para justificar una posición… cuánto esfuerzo… cuánta pereza. Pereza de hablar, de discutir, está claro. Sin embargo, más aún, pereza de estudiar. ¡Y sobre todo la suprema pereza de pensar con seriedad sobre algo, de compenetrarse de algo, de identificarse con una idea, un principio! La pereza sutil, imperceptible, omnímoda, de ser serio, de pensar seriamente, de vivir con seriedad, cuánto aparta de esta intolerancia inflexible, heroica, imperturbable, que en ciertas ocasiones y en ciertos asuntos (en tantas ocasiones, en tantos asuntos, mejor sería decir) es hoy como siempre el deber del verdadero católico.
La pereza es hermana de la displicencia. Muchos se preguntarán por qué tanto esfuerzo, tanta lucha, tanto sacrificio, si un paseo no hace el verano, y con nuestra actitud los otros no mejoran. Extraña objeción. Como si debiésemos practicar los mandamientos sólo para que los otros los practiquen también, y quedásemos dispensados de hacerlo una vez que los demás no nos imitan.
Atestiguamos delante de los hombres nuestro amor al bien y nuestro odio al mal para dar gloria a Dios. Aun cuando el mundo entero nos reprobase, deberíamos continuar haciéndolo. Que los otros no nos acompañen no disminuye los derechos que Dios tiene de nuestro obediencia.
Pero estas razones no son las únicas. También está el oportunismo. Estar de acuerdo con las tendencias dominantes es algo que abre todas las puertas y facilita todas las carreras. Prestigio, confort, dinero, todo, todo se vuelve más fácil y más obtenible si se acomoda con la influencia dominante.
Por donde se ve cuánto cuesta el deber de la intolerancia. Lo que nos da el punto de partida para el artículo siguiente, donde pretendemos tratar de los límites de la intransigencia, y de los mil medios que hay para defenderla.

Continuará…


(*) Magnífico ejemplo de la intolerancia final de Dios, que no quiso dejar subsistir aquel antro de abominación. Magnífico ejemplo, también, de intolerancia del varón justo, que nada quiso de común con los vicios de su patria, y por eso fue perdonado en el día de la ira (2 Ped. 2, 6-8). La mujer de Lot, por el contrario, representa la tolerancia viciosa. Afectivamente, conservó un apego desordenado a su ciudad, en el propio momento en que la abandonaba. Manifestó así una complacencia para con el mal del cual huía. Dios la inmovilizó en su insensata actitud, para eterna lección de los que quisieren servir a dos señores.

martes, 10 de marzo de 2015

El objetivo de las operaciones psicológicas de ISIS es la 3ra Guerra Mundial y luego un Nuevo Orden Mundial (video en inglés)

David Icke describe el plan illuminati de instaurar un Nuevo Orden Mundial que será precedido por la 3ra Guerra Mundial y cómo el ISIS o Estado Islámico parece ser la pieza clave para desatar esa tercera guerra. Hace referencia a la carta del célebre masón Albert Pike a otro masón italiano Mazzini (ver aquí). Creemos que su análisis de todo el manejo psicológico del fenómeno ISIS para preparar a la opinión pública para esos eventos es interesante y por eso lo publicamos.

martes, 3 de marzo de 2015

La Sainte Chapelle: fruto glorioso de la edad media (video en inglés)

La Saint Chapelle fue mandada a construir por el rey San Luis IX de Francia para guardar la reliquia de la corona de espinas de Nuestro Señor Jesucristo. Quienes no puedan entender la narración en inglés, igual podrán disfrutar de las bellísimas imágenes que aparecen en este hermoso video elaborado por la TFP norteamericana. El video está en HD por lo que se puede apreciar mejor en todos sus detalles viéndolo en pantalla completa.

Lo que podría ser el segundo gran atentado a la libertad de los EE.UU. después del "atentado" a las torres gemelas (video en inglés)

Publicamos este video difundido por el sitio web activistpost.com

lunes, 2 de marzo de 2015

La civilización cristiana

(basado en una conferencia del prof. Plinio Correa de Oliveira)

El curso de la historia, al contrario de lo que afirman tantos filósofos y sociólogos, no se traza exclusiva o preponderantemente por los dictados de la materia sobre los hombres. Sin lugar a dudas, estos tienen su influencia en la acción humana, pero la dirección de la historia pertenece a los hombres, dotados como están de almas libres y racionales. En otras palabras, son ellos los que dirigen el curso de los acontecimientos, actuando más o menos profundamente sobre las circunstancias en las que ellos se encuentran, y recibiendo en medida variable las influencias de esas mismas circunstancias.
Carlomagno, pintado por Albrecht Dürer
Ahora bien, la acción humana ocurre normalmente en conformidad con la visión o comprensión que el hombre tiene del universo, de sí mismo y de la vida. Eso equivale a decir que las doctrinas religiosas y filosóficas dominan la historia, que el núcleo más dinámico de los factores que transforman la historia se encuentra en las actitudes sucesivas del espíritu humano frente a la religión y a la filosofía.
Tanto la Antigua Ley como la Nueva contienen los preceptos por los que el hombre debe modelar su alma para llegar a ser semejante a Dios, preparándose a sí mismo para la visión beatífica. Estas leyes contienen también las normas fundamentales de la conducta humana en conformidad con el orden natural de las cosas.
Maurice Joseph Louis Gigost d'Elbée,
generalísimo de la católica
y real armada Vandeana
Por lo tanto, en la medida en que el hombre avanza en la vida de la gracia por la práctica de la virtud, al mismo tiempo elabora una cultura —un orden político, social y económico— en entera consonancia con los principios básicos y perennes de la Ley Natural. Esto es lo que llamamos civilización cristiana.

Fuente: nobility.org

Los más impresionantes avistamientos de OVNIS en febrero de 2015 (video en inglés)



 El fenómeno OVNIs y el tema de las abducciones corresponde a una actividad demoníaca como se demuestra en el libro UFOs: demonic actvity and elavorate hoaxes meant to deceive mindkind, del Hno. Miguel Dimond OSB. El libro se puede adquirir en el siguiente enlace:

http://www.mhfm1store.com/boufdeacande.html

martes, 24 de febrero de 2015

Nuevas señales de advertencia: preocupantes eventos ocurridos en febrero 2015 (video en inglés)

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL, el fin de América del Norte, signos de los tiempos alrededor del mundo, catástrofes naturales, anomalías climáticas, agenda Illuminati, control de la población, estado policial, militarización de la policía, crímenes del Estado Islámico, conflicto en Ucrania, y más...

Advertimos que este video no aborda y analiza los hechos desde la perspectiva católica, no obstante muestra hechos objetivos que se pueden interpretar mejor desde la perspectiva católica que creemos es la única verdadera.
"El elemento fundamental de la cultura católica es la visión del universo elaborada según la doctrina de la Iglesia. Esa cultura comprende no sólo la instrucción, es decir, la posesión de los datos informativos necesarios para tal elaboración, sino también un análisis y una coordinación de esos datos conforme a la doctrina católica. Ella no se ciñe al campo teológico, o filosófico, o científico, sino que abarca todo el saber humano, se refleja en el arte e implica la afirmación de valores que impregnan todos los aspectos de la existencia" 
(...) De todos estos datos es fácil inferir que la cultura y la civilización católicas son la cultura por excelencia y la civilización por excelencia. Es preciso añadir que ellas no pueden existir sino en pueblos católicos. Realmente, si bien el hombre puede conocer los principios de la Ley Natural por su propia razón, un pueblo no puede, sin el Magisterio de la Iglesia, mantenerse durablemente en el conocimiento de todos ellos [1]. Y, por este motivo, un pueblo que no profese la verdadera Religión no puede practicar durablemente todos los Mandamientos [2]. En estas condiciones, y como sin el conocimiento y la observancia de la Ley de Dios no puede haber orden cristiano, la civilización y la cultura por excelencia sólo son posibles en el gremio de la Santa Iglesia. En efecto, de acuerdo con lo que dijo San Pío X, la civilización “es tanto más verdadera, más durable, más fecunda en frutos preciosos cuanto más puramente cristiana; tanto más decadente, para gran desgracia de la sociedad, cuanto más se sustrae al ideal cristiano. Por eso, por la fuerza intrínseca de las cosas, la Iglesia se convierte también de hecho en la guardiana y protectora de la civilización cristiana”
(Plinio Correa de Oliveira, 1960, Revolución y Contra-Revolución).


[1] Cfr. Concilio Vaticano I, ses. III, cap. 2 , D. 1786.
[2] Cfr. Concilio de Trento, ses. VI, cap. 2, D. 812.

La guerra falsa de Obama contra el estado islámico

Artículo escrito por el profesor Michel Chossudovsky* en Global Research

Desde agosto de 2014, la Fuerza Aérea de Estados Unidos con el apoyo de una coalición de 19 países ha librado sin descanso una intensa campaña aérea contra Siria e Irak, supuestamente dirigida a las brigadas del Estado Islámico o ISIS.
Según Defense News, más de 16.000 ataques aéreos se llevaron a cabo a partir de agosto de 2014 hasta mediados de enero de 2015.
El sesenta por ciento de los ataques aéreos fueron realizados por la Fuerza Aérea de Estados Unidos, usando avanzados aviones de combate y bombarderos.
Los ataques aéreos han sido descritos, muy de pasada, por los medios de comunicación como parte de una operación antiterrorista, más que como un acto de guerra total dirigido contra Siria e Irak.
Esta campaña aérea a gran escala, que ha causado innumerables víctimas civiles, ha recibido una atención muy precaria por parte de los grandes medios.
Max Boot
Según Max Boot, investigador principal en seguridad nacional del Consejo de Relaciones Exteriores: “La estrategia de Obama en Siria e Irak no está funcionando… porque la campaña de bombardeos de Estados Unidos contra ISIS ha sido muy restringida”.
Los estadounidenses quieren hacer creer al resto del mundo que el Estado Islámico constituye una fuerza formidable capaz de enfrentarse al ejército de Estados Unidos y amenazar la civilización occidental.
La idea central que subyace de todas las informaciones recibidas es que la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha fracasado y que “Obama debería ampliar el rango de las operaciones” para enfrentar eficazmente este “formidable enemigo exterior” de EEUU.
Según Max Boot, la escalada militar es la solución: Enviar más aviones, asesores militares y fuerzas de operaciones especiales y aflojar las restricciones bajo las cuales operan”
Pero veamos, ¿Qué tipo de aviones se han utilizado en esta campaña aérea? Se han utilizado F-16 Fighting Falcon, el F-15E Strike Eagle, A-10 Warthog, y F-22 Raptor, los aviones furtivos de combate de Lockheed Martin.
F-16 Fighting Falcon
F-15 Strike Eagle
A-10 Warthog
F-22 Raptor
Y ante este formidable poderío aéreo utilizado, surge la gran pregunta…
¿Por qué razón la Fuerza Aérea de Estados Unidos no ha sido capaz de acabar con el Estado Islámico, que en principio fue equipado con armas pequeñas convencionales y simples camionetas pickup de Toyota?
La verdad es que, desde el primer momento, esta campaña aérea NO ha sido dirigida contra ISIS. Las evidencias confirman que el Estado Islámico no es el objetivo. Más bien todo lo contrario.
Los ataques aéreos están destinados a destruir la infraestructura económica de Irak y Siria.
Reflexionemos un momento y fijémonos cuidadosamente en la siguiente imagen, que nos muestra un convoy de camionetas de Estado Islámico procedentes de Siria, entrando en Irak y cruzando una franja de 200 kilómetros de desierto abierto que separa a los dos países.
Este convoy penetró en Irak en junio de 2014.
¿Qué se hubiera requerido desde el punto de vista militar para acabar con un convoy como este?
No hace falta un gran volumen de conocimientos sobre cuestiones militares: prevalece el sentido común.
Si hubieran querido eliminar a las brigadas del Estado Islámico, podrían haber bombardeado fácilmente sus convoyes de camionetas Toyota cuando cruzaron el desierto de Siria a Irak en junio.
Pero nadie hizo nada.
A pesar de la obviedad, sin embargo, ni uno solo de los principales medios de comunicación lo ha reconocido.
El desierto sirio-arábigo es un territorio abierto.
Tan solo usando los aviones de combate antes mencionados (F15, F22 Raptor, F-16), destruir todos estos convoyes habría sido pan comido, una intervención quirúrgica rápida y conveniente, que habría diezmado los convoyes del Estado Islámico en cuestión de horas.
En su lugar lo que hemos visto son seis meses de ataques aéreos y bombardeos incesantes, que extrañamente, no han servido para nada, pues el enemigo terrorista está, al parecer, todavía intacto.
Recordemos, que en comparación, los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia en 1999 duraron cerca de tres meses (24 marzo-10 junio 1999).
Es sencillamente increíble.
Nos quieren hacer creer que el Estado Islámico, que se desplaza mayormente en convoyes de camionetas, no puede ser derrotado por una poderosa coalición militar de 19 países encabezada por Estados Unidos.
 Digamos, pues, la verdad: la campaña aérea no estaba destinada a diezmar al Estado Islámico.
El mandato de luchar contra el terrorismo es una ficción. Estados Unidos es el “principal estado patrocinador del terrorismo”.
El Estado Islámico no sólo está protegido por los EE.UU. y sus aliados, sino que está entrenado y financiado por Estados Unidos y la OTAN, con el apoyo de Israel y de los aliados de Washington en el Golfo Pérsico.
  
* Michel Chossudovsky es un economista canadiense y un activista antiglobalización. Escritor, profesor emérito de Economía de la Universidad de Ottawa, fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG), en Montreal y editor de la web globalresearch.ca

Traducido por y publicado originalmente en ElRobotPescador

martes, 17 de febrero de 2015

La "fe" de la secta del Vaticano II (la falsa Iglesia nacida en el Concilio Vaticano II)

Distribución de la “santa comunión” en “misa papal” de Francisco en Manila

Este es un video muy ilustrativo de las creencias de esta falsa religión del Vaticano II que se hace llamar católica pero que no lo es en absoluto. Si efectivamente los “católicos” de esta secta creyeran que la sagrada eucaristía es el verdadero cuerpo, alma y divinidad de Cristo bajo las especies del pan, no se verían estas irreverencias en la distribución de la comunión. Aquí vemos que distribuyen la “comunión” como si repartieran galletas o entradas para un partido de futbol. Este es un símbolo más de la apostasía postconciliar.


Carta de San Pablo a los Tesalonicenses, cap. 2:
“Que nadie en modo alguno os engañe, porque antes ha de venir la apostasía… Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira y sean condenados cuantos, no creyendo en la verdad, se complacen en la iniquidad”.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Nuestra Señora de Lourdes - 11 de febrero

Plinio Corrêa de Oliveira


     La historia de Lourdes, donde la Virgen se apareció a Santa Bernardita Soubirous, es rica en lecciones para nosotros. Una lección es sobre el sufrimiento. Vemos en Lourdes dos actitudes de la Divina Providencia en lo que respecta al sufrimiento humano que pueden parecer contradictorias.
     Por un lado, lo que más llama la atención es que en Lourdes, Nuestra Señora tiene piedad de los hombres, escucha sus peticiones, y hace maravillas para liberarlos del dolor y las enfermedades que padecen. Además, Nuestra Señora tiene piedad de las almas, y para demostrar que la fe católica es la única religión verdadera, a menudo hace milagros espirituales de conversiones. Al hacer milagros, tanto físicos como espirituales, Ella demuestra que es nuestra Madre que nos ama y nos quiere liberar del sufrimiento aquí y en la eternidad.
     Por otro lado, vemos algo más en Lourdes. Un gran número de enfermos van a Lourdes y vuelven sin ser curados. ¿Por qué la Virgen cura a algunas personas y a otras no? De hecho, hay una importante lección para nosotros en las curaciones que Ella no da, y tal vez el más grande milagro de Lourdes se encuentra precisamente en esto.
     Para la gran mayoría de las personas, el sufrimiento es indispensable para su propia santificación. Por lo tanto, las enfermedades y los problemas que sufren son necesarios. Es a través de las enfermedades y tribulaciones espirituales que se santificarán. Aquel que no entiende el papel del sufrimiento y el dolor en provocar el desapego, la conversión, y el amor de Dios, no entiende lo que es en realidad la vida espiritual.
     San Francisco de Sales afirma que el sufrimiento es el octavo sacramento. Es tan indispensable que él creía que nadie podía salvarse sin él. El cardenal Pedro Segura, quien fue arzobispo de Toledo y primado de España y era un admirable católico español, me habló una vez acerca de una conversación que tuvo con el Papa Pío XI.
     Pío XI se jactó ante él diciéndole que nunca había estado enfermo. El cardenal le dijo: “Así que, Su Santidad no tiene el signo del alma elegida”. El Papa se sorprendió, pero el cardenal Segura fue firme: “No hay un alma predestinada que no sufra profundamente de enfermedad al menos una vez en su tiempo de vida. Si Su Santidad nunca ha tenido ningún problema de salud, usted no tiene el signo de los elegidos”. Algunos días más tarde, Pío XI tuvo un fuerte ataque al corazón. Desde su cama, escribió un mensaje al cardenal Segura, diciéndole: “Eminencia, ahora también yo tengo el signo de los elegidos”.
     Estoy de acuerdo con el cardenal Segura de que el sufrimiento ya sea físico o moral es el signo del alma elegida.
     Ahora bien, la Virgen obraría en contra de la salvación de las almas si quisiera curar todas las enfermedades. A veces lo hace, porque es para el bien último de esa persona que es aliviada del sufrimiento. Pero normalmente no es oportuno. Esta es la razón de por qué la Virgen, que es la Madre de la Misericordia, permite el sufrimiento para algunas almas, porque es indispensable.
     Pero Nuestra Señora también hace otra cosa que es muy hermosa. A los enfermos que ella no cura, les da una profunda conformidad con la voluntad de Dios y la aceptación de sus sufrimientos. Nunca he oído hablar de una persona que hubiese estado en Lourdes y que no fue curada que se haya enojado y rebelado contra Dios. Por el contrario, las personas que van allí regresan con una resignación enorme, feliz de haber estado en Lourdes y visto a otras personas que se curan.
     Además, hay numerosos casos de personas que viajan largas distancias, llegan a Lourdes, y son testigos de otras personas que están sufriendo mucho más que ellas y tienen más necesidad de ser curadas. Al ver esto, ellos piden a la Virgen que curen a esas personas en lugar de ellos mismos. Es decir, una persona que voluntariamente acepta su sufrimiento en beneficio de otro. En mi opinión, esto también es un milagro. Es la renuncia a su amor propio por el amor a Dios y al prójimo. Porque el que una persona renuncie al egoísmo humano es tal vez un milagro más grande que la cura de las enfermedades y las conversiones.
     En Lourdes, hay un convento de carmelitas contemplativas que ofrecen sus vidas para ganar gracias por la curación del cuerpo y del alma de los peregrinos que van allí. Estas monjas nunca piden alguna cura para sí mismas, y aceptan todas las enfermedades, a cambio de la cura de los demás. Sufren enormemente, y a veces mueren antes de tiempo, con el único objetivo de su vida de hacer el bien a los demás.
     Cuando miramos a nuestro alrededor a los demás hombres, en la naturaleza humana corrompida por el pecado original, entendemos cómo este tipo de abnegación  entra violentamente en conflicto con los intereses humanos normales. Este tipo de sacrificio provoca horror a nuestro egoísmo humano. Entonces pensemos en ello, tomemos en cuenta de la existencia misma de esas monjas y peregrinos que aceptan el sufrimiento por los demás es, en sí mismo, un milagro. Un milagro que es mayor que las curaciones que se realizan en Lourdes. Es este el tipo de milagro de generosidad el que gana el cielo para las personas que se curan.
     El objetivo principal del amor de Nuestra Señora, que vela por nosotros en cuerpo y alma, es llevarnos a Dios y al cielo. Esto es lo que Ella más desea para nosotros.
     La lección más grande de Lourdes, entonces, es la aceptación del sufrimiento, ya sea una enfermedad física o una pena moral, si es necesario para nuestra salvación. Es muy difícil llevar la cruz del sufrimiento con resignación. Sí, realmente lo es. Pero en tales casos, tenemos el ejemplo divino de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos que oró diciendo: “Padre, si quieres, has que pase este cáliz de mí; empero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22, 42). Esta es la posición que debemos tener ante nuestros sufrimientos particulares. Si no es posible retirar el cáliz, “que no se haga mi voluntad, sino la de Él”. Una gracia vendrá para consolarnos, como el ángel que vino a consolar y dar fortaleza a Nuestro Señor.
     Debemos comprender lo que es el sufrimiento, tener el coraje, la resolución y la energía que se necesita para enfrentarlo, e incluso la alegría de recibirlo. Debemos recordar que el sufrimiento es una señal de las almas elegidas.
     Que Nuestra Señora nos ayude a enfrentar nuestros sufrimientos, al igual como ella ayuda a quienes solicitan su asistencia en Lourdes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...