miércoles, 31 de diciembre de 2014

El antipapa Francisco es un masón luciferino

La masonería, desde hace más de un siglo, ha querido infiltrar la Iglesia católica, y lo consiguió con la elección de Juan XXIII.

Fuente: ZonaDeConspiración

El plan masónico para infiltrar a la Iglesia Católica es conocido porque existen documentos que lo prueban. Aquí presentamos algunos:


La sociedad secreta luciferina, los carbonarios, conocida como la Alta Venta, publicó una serie de Instrucciones Permanentes, o Código de Reglas, que aparecieron en Italia en 1818.  En ella decían:

“… Es un deber de las sociedades secretas hacer el primer ataque a la Iglesia y al papa, con el objeto de conquistarlos a los dos. La obra para la que nos ceñimos no es una obra de un día, ni de un mes, ni de un año. Puede durar por muchos años, tal vez un siglo… Lo que debemos pedir, lo que debemos buscar y esperar, así como los judíos esperan al Mesías, es un papa de acuerdo a nuestras necesidades. Necesitamos un papa para nosotros, si tal papa fuera posible. Con ese papa marcharemos de forma más segura al asalto de la Iglesia, que con todos los libritos de nuestros hermanos franceses e ingleses”[1].
                                                                                                                                                       
El mismo documento masónico hizo esta predicción asombrosa:

“En un plazo de cien años… los obispos y sacerdotes creerán que están marchando detrás de la bandera de las llaves de Pedro, cuando en realidad estarán siguiendo nuestra bandera… Las reformas tendrán que ser introducidas en nombre de la obediencia”[2].

Estas organizaciones y los individuos que pertenecen a ellas son agentes que el diablo usa para atacar a la verdadera Iglesia de Cristo.

Efesios 6, 12: “Porque no es nuestra lucha contra carne y sangre, sino contra los principados y potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos en los aires”.

El 3 de abril de 1844, un líder de la Alta Venta que se hacía llamar Nubius, escribió una carta a otro masón de alta posición. La carta también habla sobre el plan de infiltrar a la Iglesia Católica, y el intento de poner a un “papa” masónico, que promoverá la religión de la masonería: “Ahora bien, a fin de garantizar un papa en las proporciones necesarias, debemos en primer lugar preparar a una generación digna del reino que soñamos… Deja que el clero avance bajo su bandera (la bandera masónica) siempre creyendo que están avanzando bajo la bandera de las llaves apostólicas.  Echad la red como Simón Bar Jonás; extiéndela hasta el fondo de las sacristías, los seminarios y conventos… Habrás realizado una revolución vestido con la triple corona del papa y la capa, llevando la cruz y la bandera, una revolución que sólo necesita un pequeño estímulo para incendiar los cuatro cantos de la tierra”[3].
El masón Eliph Levi dijo en 1862: El día llegará en que el papadeclarará que todas las excomuniones están suprimidas y todos los anatemas retirados. Cuando todos los cristianos estén unidos dentro de la Iglesia, cuando los judíos y los musulmanes sean bendecidos y llamados de nuevo a ella… permitirá que todas las sectas se le acerquen poco a poco y abarcará a toda la humanidad en la comunión de su amor y oraciones. Luego, los protestantes ya no existirán. ¿Contra qué van a protestar? El Sumo Pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que él quiera con todas las naciones de la tierra”[4].

Un sacerdote apóstata y ex-abogado canonista[5], llamado P. Roca (1830-1893), después de que fue excomulgado, dijo: “El papado caerá; va a morir bajo el cuchillo sagrado que los padres del último concilio forjarán”[6]. Roca también dijo: “Debes tener un nuevo dogma, una nueva religión, un nuevo ministerio, y nuevos rituales que sean muy parecidos a los de la Iglesia que se habrá rendido. El culto divino dirigido por la liturgia, el ceremonial, el ritual y los reglamentos de la Iglesia Católica Romana se someterán en breve a una transformación en el concilio ecuménico[7].






[1] The Permanent Instruction of the Alta Vendita.
[2] The Permanent Instruction of the Alta Vendita.
[3] NUBIUS, Instrucciones Secretas sobre la Conquista de la Iglesia, en Emmanuel Barbier, Les infiltrations maconiques dans l’Eglise, Paris/Brussels: Desclée de Brouwer, 1901, p.5; parte de esto también en Piers Compton, The Broken Cross, Cranbrook, Western Australia: Veritas Pub. Co. Ptd Ltd, 1984, p. 15-16.
[4] Dr. Rara Coomaraswamy, The Destruction of the Christian Tradition, p. 133.
[5] Piers Compton, The Broken Cross, Cranbrook, Western Australia: Veritas Pub. Co. Ptd Ltd, 1984, p. 42.
[6] Dr. Rudolf Graber, Athanasius and the Church of Our Time.
[7] Piers Compton, The Broken Cross, p. 42.

3 comentarios:

Enrique Pérez dijo...

con el conocimiento de los antiguos faraones han logrado esclavisar a la era actual.

VILMA ROZEN dijo...

Nunca Podre ser sorprendida por nada que provenga Del catolicismo, Es una Pena que Tantas ovejas Sean conducidas a una eternidad en la obscuridad por culpa de la masones y de todo aquello wue Es anathema !
Vive YESHUAH que el Destruira cada piedra de tropiezo .
Amen

Anónimo dijo...

(Parece que has mordido el anzuelo de nuestro 'acusador')
El Papa Francisco dice a confesores: Sean grandes perdonadores, no como el Diablo, el gran ACUSADOR; Te invito a formarte una veraz opinión del Papa: http://www.vidanueva.es/2015/06/18/la-enciclica-laudato-si-del-papa-francisco-en-50-frases/
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...