martes, 2 de julio de 2013

2 de julio: La Visitación de Nuestra Señora

Plinio Corrêa de Oliveira

La fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel está estrechamente relacionada con el cántico del Magníficat que ella cantó en esa ocasión. Voy a comentar el Magníficat como un homenaje en esta fiesta de Nuestra Señora.

Me parece que este cántico es una obra de arte de la lógica; que muestra cómo la lógica estuvo presente en el espíritu de la Virgen, incluso en momentos de gran alegría y entusiasmo. En sus palabras está presente una estructura racional que es verdaderamente impresionante.

La Visitación de Mariotto Albertinelli
Es interesante observar cómo ella decidió alabar primero la grandeza de Dios. Los otros atributos de Dios que ella menciona —sobre todo la misericordia y la justicia— están relacionados con su grandeza.

Es obvio que uno debe cantar alabanzas acerca de la misericordia de Dios, porque sin su misericordia no seríamos nada. Al mismo tiempo, no debemos apenas considerar únicamente la misericordia de Dios, al igual que no debemos centrarnos únicamente en su justicia. Es necesario que el espíritu esté volcado hacia los dos aspectos. Esto es lo que uno encuentra en el Magníficat.

Yo veo el Magníficat desde dos aspectos diferentes: en primer lugar, como un cántico completamente racional y estructurado; en segundo lugar, como un cántico en que la grandeza de Dios domina a través de la exaltación de su justicia y misericordia. La consecuencia es que el Magníficat refuta claramente una piedad sentimental que prevalece en muchos ambientes católicos.

Analicemos entonces los versos. Los dos primeros son los siguientes:

Mi alma engrandece al Señor;
y exulta de júbilo mi espíritu en Dios mi Salvador.

Aquí la Nuestra Señora manifiesta su enorme alegría. Y en seguida, ella explica las razones para ello:

Porque ha mirado la humildad de su esclava;
por eso todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

Yo honro a Dios porque de una humilde esclava —ancillae sue en latín significa su esclava; ancilla era el femenino para servus que significa esclavo— Él hizo una reina, de quien todas las generaciones la llamarán bienaventurada. Esto ya es una glorificación de la grandeza de Dios.

Luego viene otra razón de su grandeza:

Porque ha hecho en mí maravillas el Poderoso, cuyo nombre es santo.

Él hizo grandes cosas con ella, y esas grandes cosas manifiestan su grandeza. Por esto también ella engrandece al Señor.

Las Horas del Duque de Berry
A continuación, ella invoca una razón más para su gloria:

Su misericordia se derramará de generación en generación sobre los que le temen.

Los Sres. pueden observar que ella invoca la misericordia de Dios para glorificar su grandeza. Él es muy bueno porque su continua misericordia hacia los hombres. Ella menciona solamente a los hombres que temen a Dios, es decir, aquellos que tienen temor reverencial por su grandeza, su santidad y su bondad.

El siguiente versículo presenta una razón más para ensalzar la grandeza de Dios:

Desplegó el poder de su brazo;
y dispersó a los que se engríen con los pensamientos de su corazón.

Libro de las Horas de Isabel la católica,
En este verso ella canta que Dios también es grande en su justicia. Él no sólo muestra misericordia a los que le temen, sino que también castiga a los que no lo hacen. Con respecto a este último, Él manifiesta su grandeza al castigarlos. Él es grande cuando muestra el poder de su brazo dispersando a los orgullosos. Así, inmediatamente después de que ella canta su misericordia, la Virgen manifiesta su entusiasmo por la ira de Dios.

Nótese cómo este cántico es equilibrado. Cómo alaba a Dios en sus diferentes y aparentemente contrarias cualidades. Obsérvese cómo estas palabras son diferentes de la lengua dulzona de piedad sentimental que sólo ve a Dios en uno de sus aspectos —la misericordia— sin tener en cuenta su justicia y grandeza.

Uno ve cómo el Magníficat está racionalmente estructurado. Es como la presentación de una tesis universitaria que presenta la tesis principal y luego da los argumentos necesarios punto por punto.

Las Horas del Duque de Berry
Nuestra Señora luego da otra razón para alabar la grandeza de Dios:

Derribó a los potentados de sus tronos y ensalzó a los humildes.

Obviamente, esta afirmación no significa que Dios depone a todos los poderosos que se sientan en tronos. No es la afirmación de que deben ser sustituidos por los humildes. De lo contrario, después de un tiempo, sería también necesario deponer al nuevo grupo de poderosos y colocar a otras personas humildes en sus lugares. Esta es una interpretación absurda.

¿Quién es el poderoso y quién es el humilde en este versículo del cántico de la Virgen? El hombre humilde es el que toma una actitud similar a la Virgen en el Magníficat, es decir, el que atribuye todo a Dios y reconoce que Él es la fuente de toda bondad y poder. Sin su acuerdo, no podemos hacer nada duradero en el orden natural o
Libro de Oración de Francois, Duque de Guise, 1671
sobrenatural. Él es el que gobierna todo. En este sentido, los antepasados
​​de nuestro Señor se referidos en su cántico eran humildes. Por ejemplo, el rey David, de quien ella descendía, fue un poderoso hombre que murió en la plenitud de su poder y, al mismo tiempo, humilde porque reconoció a Dios como la fuente de todo lo que él fue e hizo.

Por lo tanto, los poderosos a quienes nuestra Señora está condenando son los que no reconocen la omnipotencia de Dios y se imaginan que tienen un poder independiente de Dios. Por lo tanto, Dios depone a esos poderosos y enaltece a los humildes.

Ello es otra manifestación más de la grandeza de Dios que se ríe de la soberbia del hombre poderoso. Él puede quitar el poder del hombre orgulloso que sólo confía en sí mismo y dar su lugar al hombre humilde. Es decir, frente a la grandeza de Dios, toda grandeza humana no es nada.

Ella continúa:

A los hambrientos los llenó de bienes, y a los ricos los despidió vacíos.

Para los que son pobres de espíritu, para los que tienen hambre y sed de la justicia, Él les da generosamente. En cuanto a los que no se preocupan por la justicia de Dios, los que se apegan a los bienes de la tierra, Él los despide sin nada. Esto significa que tener riqueza no significa nada a los ojos de Dios. Él puede reducir muchos bienes a la nada y hacer ricos a los pobres como Él lo desea.

Luego, ella alaba la grandeza de Dios por proteger al pueblo elegido:

Acogió a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia.
Según lo que había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre.

Obsérvese  que de principio a fin, el Magníficat es una tesis seguida de argumentos que la demuestran. Se canta con extraordinario equilibrio la justicia y la misericordia de Dios para mostrar su grandeza: grandeza de su misericordia, grandeza en su justicia. También es una demostración de que todo poder humano es nada independiente de Dios y una prueba de su dominio sobre el universo entero. Es un himno triunfal a la grandeza de Dios.

La Visitación de Pinturicchio
Tan pronto como santa Isabel glorificó su saludo a María con las palabras que rezamos en el Avemaría, Nuestra Señora respondió con las palabras del Magníficat para mostrar que ella se consideraba nada ante la grandeza infinita de Dios. Así, ella alabó a Dios de una manera excelente, con un entusiasmo extraordinario, pero principalmente con un tal espléndido equilibrio expresado de una manera tan extremadamente racional y bien articulada, que se podría comparar a la Summa Theologica de Santo Tomás. Este es el cántico que compuso bajo la inspiración del Espíritu Santo, cuando fue recibida por santa Isabel.

En este cántico, los Sres. pueden ver el espíritu de Nuestra Señora. Estas fueron algunas de las pocas palabras que ella habló que se registraron en los Evangelios.

El alma de la Virgen está impregnada de juicio, lleno de sabiduría. En las palabras que ella habló, ella se presenta ante nosotros como un ejemplo de racionalidad y equilibrio. El Magníficat no tiene ni una palabra superflua; no hay ni una palabra fuera de lugar. Es una pieza perfecta de la joyería en la que cada piedra se corta y se pone para expresar mejor la belleza del conjunto. Este es el espíritu de la Virgen, lo contrario del sentimentalismo vacuo y de entusiasmo dulzón de una piedad artificial.

Para ser esclavos de María según el método de San Luis María Grignon de Montfort, debemos buscar este espíritu de sabiduría, este equilibrio en la adoración de las diferentes características de Dios, un equilibrio entre la razón y el sentimiento inspirado en todas las cosas por la fe. Estos principios nos dan las pautas de una escuela de vida espiritual cuyo objetivo es imitar a la Virgen.

Fuente: TIA

1 comentario:

rosariofatima dijo...

Si el administrador del blog me permite, quisiera proporcionarles estos vínculos relacionados con el Santo Rosario de Nuestra Señora,tan relacionado con la Visitación.

http://rosariofatima.wordpress.com/2013/07/15/el-rosario-segun-la-enciclopedia-catolica-por-primera-vez-en-espanol/

http://rosariofatima.wordpress.com/2013/07/15/enciclopedia-catolica-el-avemaria-por-primera-vez-en-espanol/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...