viernes, 2 de marzo de 2018

Nada hay bueno sino sólo Dios


El alma que está aficionada a la hermosura de cualquier criatura, delante de Dios tiene su parte de fealdad. Y por tanto esta alma fea no podrá transformarse en la hermosura, que es Dio; porque la fealdad no alcanza a la hermosura. Y toda la gracia y donaire de las criaturas, comparada con la gracia de Dios, es suma desgracia y sumo desabrimiento. Y por eso el alma que se prenda de las gracias y donaires de las criaturas, es sumamente desgraciada y desabrida delante de Dios; y así no puede ser capaz de la infinita gracia y belleza de Dios; porque lo desgraciado dista sumamente de lo que es infinitamente gracioso. Y toda la bondad de las criaturas del mundo, comparada con la infinita bondad de Dios, suma malicia es. Porque nada hay bueno sino sólo Dios.
San Juan de la Cruz, Subida del Monte Carmelo, libro I, cap. IV.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...